TECNOLOGIA AMBIENTAL

INTRODUCCION


No hay una única definición que recaiga en el nombre de Tecnologías Ambientales. Lo primero de todo es que el campo de las Tecnologías Ambientales se caracteriza por un alto grado de diversidad y heterogeneidad. En general, el término se usa para incluir tecnologías y aplicaciones que se supone ayudan a reducir el impacto negativo de la actividad industrial y servicios, de usuarios privados o públicos sobre el medioambiente. El concepto normalmente se refiere a tecnologías “al final del proceso” (end-of-pipe) integradas en tecnologías limpias y para la recuperación de las áreas contaminadas. Sin embargo, también puede abarcar en un sentido más amplio cuestiones como la supervisión, medición, el cambio de productos o administración de sistemas ambientales (IPTS 2004). Las tecnologías ambientales son, por tanto, de naturaleza interdisciplinaria pudiendo ser aplicadas en cualquier fase de la cadena de producción-consumo. comprende procesos nuevos o modificados, técnicas, prácticas, sistemas y productos cuyo uso ayudan a reducir el daño ambiental si se compara con otras alternativas pertinentes, teniendo en cuenta las diferentes fases de la cadena producción-consumo, desde la extracción de recursos al servicio final. Estas tecnologías ambientales se pueden desarrollar con o sin intención explícita de reducir el daño ambiental. En línea con esta amplia definición, las tecnologías e innovaciones ambientales no sólo comprenden sistemas y componentes técnicos sino también innovaciones organizativas y la inclusión de innovaciones institucionales necesarias para llevar a cabo las tecnologías ambientales. Para poder valorar qué daño podría causar una tecnología con respecto al
medio ambiente, se considera también necesario incluir en este documento los desarrollos recientes en cuanto a mejorar la comprensión sobre la interacción entre los sistemas sociales y ecológicos.


TECNOLOGIAS AMBIENTALES

supuestamente, las tecnologías ambientales deberían contribuir a abordar varios retos socioeconómicos importantes: el cambio global, el agotamiento de recursos, la vida en un ambiente sano, la competitividad y el crecimiento. Conjuntamente, estos retos imponen a veces unos objetivos y unos requisitos que entran en conflicto con las Tecnologías Ambientales. El reto clave a largo plazo consiste en realizar innovaciones del sistema, por ejemplo, combinaciones de innovaciones tecnológicas, organizativas y sociales en muchas áreas de la actividad económica que permitan aunar objetivos económicos, sociales y ambientales. Sin embargo, para poder realizar esta innovación del sistema hace falta reunir los requisitos de competencia. Las tecnologías ambientales abarcan un amplio espectro de desarrollo tecnológico. Antiguamente, éstas se asociaban principalmente a sectores individuales (ver informes sectoriales sobre sistemas de energía, transporte y agro-regionales). No obstante, las tecnologías genéricas que están emergiendo cada vez más, se consideran cruciales (biotecnología, nanotecnología, materiales, TIC. Ver los respectivos informes). Además, los desarrollos transversales, como los servicios de productos orientados al medio ambiente, (ver informes de servicios) y la gestión ambiental y de recursos, probablemente crecerán en importancia. Se aprecia también un cambio fundamental en el paso del análisis sobre el impacto ambiental al análisis sobre las interacciones de la ecología y la sociedad, en la que los límites para valorar el impacto ambiental llevan a conclusiones diferentes. Las tecnologías ambientales no son sólo de gran importancia en Europa sino que representan un mercado mundial de crecimiento rápido que ofrece oportunidades significativas para la exportación. Sin embargo, debido a diferencias regionales en reglamentos y prácticas, se observa que en algunas áreas de estas tecnologías también hay una fuerte especialización local, que implica una necesidad de proporcionar soluciones a nivel local o regional adaptadas. Seguir siendo líder en tecnologías ambientales, bien para reducir los impactos ambientales en Europa bien para conseguir el beneficio de nuestras industrias orientadas a la exportación, es necesario mantener una posición líder en investigación y tecnología, así como en términos de optimización de soluciones de sistemas en contextos normativos y comerciales europeos. Hacer desaparecer las barreras para la innovación del sistema a la vez que reconocer esto como un problema fundamental, no ha servido para pasar del todo a la acción. Además de la investigación y del desarrollo tecnológico, resulta crucial definir los marcos e incentivos.

Europa tiene peso en un número de áreas sectoriales de tecnología ambiental, las cuales, se necesitan defender y mantener en el futuro. En algunas áreas de tecnologías genéricas se puede añadir una base fuerte de competencia (materiales, segmentos de TIC, micro/nanosistemas), pero en otras (biotecnología, segmentos deTIC, nanotecnología) no se puede decir que se encuentren en una posición muy fuerte desde una perspectiva global aunque sí con un buen potencial para alcanzar el mismo nivel. El desarrollo del mercado global así como la situación comercial ventajosa en Europa ofrece la oportunidad de mantenerse a la cabeza del mercado global, en Tecnologías Ambientales. Esto se podría mejorar con unas estrategias dentro de una política transparente a largo plazo para alcanzar la sostenibilidad. Todavía hay mucha incertidumbre en torno al debate sobre el impacto ambiental que causa la tecnología en general. La complejidad de impactos de otro orden imponen serias barreras para realizar una elección bien justificada sobre las Tecnologías Ambientales. Sólo se producirán oportunidades económicas y ambientales de las Tecnologías Ambientales cuando éstas se encuentren bien encajadas en un cambio de organización en cuanto a empresas y política (“coordinación”) se refiere. El énfasis que se ponga en el cambio de organización será clave para superar importantes barreras de sistemas y dominio de otras vías.


Históricamente, hemos presenciado un proceso de desarrollo y difusión de las tecnologías ambientales desde tecnologías “al final del proceso” hasta tecnologías limpias a través de la adaptación de tecnologías de procesos integrados o lo que hoy se conoce como sistemas de innovación, p.e: nuevas configuraciones de cambios tecnológicos, organizativos e institucionales tanto a nivel individual de empresa como a nivel de sociedad en general.

En otros estudios generales del Grupo de Alto Nivel se tratarán varias de las áreas tecnológicas que puedan resultar relevantes para la definición de tecnologías ambientales. Por tanto, este estudio tratará con menor detalle los desarrollos específicos en energía, transporte, Tecnologías de la Información y Comunicación, biotecnología y (nano-) tecnologías de materiales, las cuales serán tratadas en otros documentos. Ni siquiera las tecnologías que se dedican a reducir el CO2 (p. ej: almacenamiento y captación de CO2) se tratarán de manera específica, ni tampoco las tecnologías que se necesitarían como parte de una estrategia de adaptación para el cambio climático. Se pondrá énfasis en dar una visión general de las tendencias principales y desarrollos y en las barreras tecnológicas, económicas, organizativas e institucionales que dificultan la realización de estos potenciales. Este análisis proporcionará la base para un desarrollo más avanzado y una coordinación de políticas en diferentes campos como el medio ambiente, la investigación, la industria, la empresa y una variedad de políticas sectoriales. De hecho, la política y en particular, la política europea ha sido uno de los principales conductores para la innovación en las Tecnologías Ambientales en Europa durante las últimas tres décadas. Alrededor de las cuatro quintas partes de las políticas ambientales en MS tienen su origen en las normativas y directivas de la UE (RIVM 2004, p. 13). Permanecer por detrás de estas políticas ha preocupado, sobretodo, en cuestiones como la degradación del medio ambiente (p. ej: en áreas urbanas e industriales) pero también el temor de que el agotamiento de los recursos naturales pudiera mermar las bases materiales de nuestras economías en las décadas venideras (p. ej: el agotamiento de los recursos petrolíferos). Por último, la globalización en ciertos asuntos ambientales (p. ej: el cambio climático) ha contribuido más a reforzar el interés en las Tecnologías Ambientales. En otras palabras, las Tecnologías Ambientales son un área de actividad que funciona de una manera clara para la política y los intereses públicos, teniendo como objetivo aprovechar las oportunidades que ofrecen los nuevos desarrollos en ciencia e investigación.

Desde principios de los noventa, muchos temas ambientales han sido incluidos dentro del amplio marco de debate sobre la sostenibilidad. Mientras que el desarrollo sostenible puede continuar siendo un concepto muy útil, éste debe diferenciarse una vez que se trata con análisis más específicos. El modelo clásico de “tres pilares”, que comprende las dimensiones sociales, económicas y ambientales de sostenibilidad, se puede complementar con más aspectos como los relacionados con la forma de gobierno, temas regionales o consideraciones culturales, así como el aspecto intergeneracional, una responsabilidad a largo plazo que fue clave en anteriores definiciones de sostenibilidad y que continúan siendo tema en este debate. La dimensión ambiental todavía es un elemento central del desarrollo sostenible, tal y como se refleja en la mayoría de los documentos de política de la CE de los últimos años, incluyendo las declaraciones más recientes del Presidente Barroso que, en lugar de enfatizar la importancia del empleo y el crecimiento, insistió en la dimensión ambiental de una Europa sostenible. En los primeros debates sobre innovaciones ambientales, las inversiones en tecnologías que dañasen menos el medio ambiente tendían a ser consideradas simplemente como un factor de coste adicional, perjudicando así la competitividad de empresas y países. El argumento en contra más destacado fue probablemente el llamado “Hipótesis de Porter” (Porter-Hypothesis). Porter y van der Linde (1995) argumentaron que una interpretación dinámica sobre la inversión en tecnologías ambientales nos lleva a la conclusión de que, por el contrario, se pueden alcanzar ventajas ya que los valores ambientales se difunden en paralelo con las tecnologías, dando así una ventaja competitiva a esas empresas que actúan como primeros promotores. También, otras representaciones europeas con éxito en muchas de las áreas de tecnologías ambientales (ej: energía eólica, catalizadores, procesos industriales, etc) han demostrado que no sólo se debería considerar como un remedio para corregir los daños y resolver problemas, sino como una oportunidad económica crucial que ofrece a las empresas europeas la posibilidad de alcanzar una posición a la cabeza de los mercados globales en los que los factores ambientales han empezado a jugar un importantísimo papel. En este documento se echará un vistazo a los principales retos que supuestamente las Tecnologías Ambientales desarrollarán, al menos respuestas parciales y políticas que hasta ahora se habían dado. Se valorará la capacidad en cuanto a retos socioeconómicos para Europa, así como lo apropiado de las respuestas políticas dadas en Europa para hacer frente a estos retos. Posteriormente, el documento echará un vistazo a los desarrollos actuales en Tecnologías Ambientales e Investigación. En lugar de una sección aparte sobre la posición de la UE con respecto a Tecnologías Ambientales e Investigación en términos generales, se añadirá un subapartado específico para cada investigación y área de tecnología, tratando la cuestión sobre la actuación europea en cada una de ellas. Este enfoque parece más apropiado en vista de la heterogeneidad de las Tecnologías Ambientales.

La tecnología al servicio del medio ambiente.

La ciencia y la tecnología pueden servir para ayudar a la conservación del medio ambiente. Algunos ejemplos son la predicción de incendios forestales, el reciclaje de determinados materiales o la utilización de fuentes de energía alternativas.

La predicción y la extinción de incendios forestales se lleva a cabo mediante satélites artificiales. Los modernos métodos de detección permiten advertir la presencia de incendios poco tiempo después de producirse.

  • El reciclaje de determinados productos, como el vidrio, el papel, etc., puede evitar la sobreexplotación de algunas materias primas (madera, etc.).
  • Las fuentes de energía renovables, como la energía solar, la eólica o la geotérmica no se agotan y, en general, contaminan menos que las fuentes no renovables, como el carbón o el petróleo.

Es decir la tecnología en general, en la que esta incluidas tecnologías de la informática, las comunicaciones, y la industria en general, no han escatimado esfuerzo para poder desarrollarse rápidamente, pero en la mayoría de los casos, a costa del deterioro del medio ambiente en los que estamos incluidos nosotros como seres humanos.

Con esto, la naturaleza esta enfermando de muerte y nosotros con ella. Pero si comenzamos a tomar conciencia sobre lo que esta sucediendo o de lo que estamos dejando de hacer para protegerla, en la actualidad nosotros tenemos una gran variedad de herramientas tecnológicas que pueden facilitar los esfuerzos ecológicos.

Problemas medioambientales provocados por las actividades tecnológicas.

Las actividades humanas, desde la obtención de una materia prima, hasta el desecho de los residuos generados tras la obtención de un producto tecnológico, pueden tener consecuencias nefastas para la conservación del medio ambiente. Algunos ejemplos son la desertización, el impacto medioambiental de las obras tecnológicas, la contaminación producida en la obtención y tratamiento de muchas materias primas o de fuentes de energía y los residuos generados en muchas actividades industriales.

  • Impacto ambiental directo. La ejecución de obras públicas (carreteras, pantanos, etc.) y las explotaciones mineras modifican el ecosistema en el que habitan muchas especies animales y vegetales. Estas obras pueden separar las poblaciones de ambos lados de la carretera, vía férrea, etc.
  • Desertización. Cada año aumenta la superficie desértica del planeta. Esto da lugar a un empobrecimiento general del suelo, lo que perjudica las actividades agrícolas y ganaderas de la región afectada.
  • Contaminación. Quizá sea el efecto más apreciable. El incremento en el consumo de energía ha hecho que aumenten considerablemente las proporciones de determinados gases (dióxido de carbono, óxidos de azufre, etc.) en la atmósfera, sobre todo cerca de las áreas  industrializadas. Algunas consecuencias de la contaminación del aire son el calentamiento global del planeta debido al efecto invernadero o la disminución en el grosor de la capa de ozono.
  • Generación de residuos. Determinadas actividades tecnológicas generan residuos muy

contaminantes que resultan difíciles de eliminar, como algunos materiales plásticos o los residuos nucleares.

  • Los accidentes de petroleros tienen unas consecuencias nefastas para el entorno marino en el que tienen lugar. Las mareas negras producidas pueden dañar considerablemente a las

poblaciones de peces, aves marinas, etc., de la región afectada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s